¿Somos diferentes hombres y mujeres en el terreno sexual?

Artículo escrito por Héctor.

¿Por qué a las mujeres les gustan los hombres altos y fuertes, pero a los hombres no les gustan las mujeres con tales características? ¿Por qué existen ciertas diferencias entre hombres y mujeres en algunos aspectos del comportamiento sexual? ¿Existen realmente estas diferencias o es un mito?

Un trabajo reciente de corte evolucionista de Carlos Yela publicado en la revista Psicothema analiza algunas hipótesis que se derivan de la Teoría de las estrategias sexuales de Buss. Se estudian algunas hipótesis ya clásicas, como la de que los hombres estarán dispuestos a mantener relaciones sexuales antes en una relación, que los hombres prefieren mantener relaciones con cuantas más mujeres distintas mejor, o que los hombres valorarán más el atractivo físico que las mujeres.

Los resultados del trabajo son interesantes. La mayor parte de las hipótesis tiende a cumplirse, aunque la diferencia entre hombres y mujeres es muy pequeña en la mayoría de los aspectos estudiados.
Usan una muestra de 1949 participantes y el método para conseguir la información ha sido un cuestionario con escalas tipo Likert para la respuesta del 1 al 5 ante afirmaciones relacionadas con cada hipótesis. Posiblemente no sea un método todo lo válido que sería de esperar como única vía de información.
En cualquier caso parece que la mayoría de las hipótesis se cumplen, pero la diferencia es muy pequeña. ¿Se debe que la discrepancia sea pequeña al método de obtención de información?

¿Podemos concluir con estos datos que existen diferencias biológicas entre hombres y mujeres? Lo cierto es que no del todo, pero este estudio se acompaña de una larga lista de trabajos que confirman que se han venido dando algunas diferencias entre el comportamiento sexual de hombres y mujeres. No habría que tomar solamente el árbol sino todo el bosque, es decir, todos los datos acumulados que no son pocos. La teoría puede tener cierto sentido cuando se juntan todos los estudios y no solamente un paper.
El que las diferencias sean tan pequeñas a fecha de 2012 podría deberse a un avance cultural, o tal vez al método utilizado de obtención de la información. Podrían seguir siendo las diferencias mayores y el cuestionario reflejar un efecto de deseabilidad social según valores actuales.
En cualquier caso las diferencias, de existir, podrían deberse tanto a causas evolutivas como a la educación diferencial. El hecho de que algunas diferencias sean relativamente consistentes en las distintas culturas no prueba necesariamente el origen evolutivo de tales diferencias, ya que la influencia de algunas costumbres parece que ha tenido gran difusión en el planeta.
El que existan algunas poblaciones aisladas en las que tales diferencias no se encuentren entre hombres y mujeres tampoco sirve para falsar la teoría evolucionista, ya que al igual que hay diferentes colores de piel o pelo, también las estrategias sexuales podrían haber evolucionado de forma distinta en algunas poblaciones aisladas. Además la cultura puede modular el comportamiento.
En cualquier caso a la luz de los datos las hipótesis planteadas por Buss, tienen bastante sentido como hipótesis explicativas de nuestro comportamiento sexual.
Imaginemos que tenemos dos tipos de hombres. Unos en cuanto pueden mantienen relaciones sexuales. Los otros esperan a tener pareja y son fieles durante toda su vida, y esperan un largo tiempo antes de tener relaciones. Imaginemos además que esa tendencia en el comportamiento fuera heredable. ¿Cuál pensáis que tiene más posibilidades de reproducirse? Buss sostiene que no es el fiel, y esa puede ser la razón de que a los hombres les guste la variedad, mantener sexo nada más conocer a una mujer…Cosa que no ocurre con las mujeres, cuya capacidad reproductiva es limitada y antes de permitir a alguien mantener relaciones han de asegurarse de que ese alguien está comprometido y aportará recursos.

Una idea interesante sobre la que reflexionar. El estudio se puede encontrar aquí (en PDF)…

Referencias
Yela, C. (2012). Análisis de la Teoría de las Estrategias Sexuales en la población española. Psicothema, vol. 24, nº1, pp. 48-54.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Somos diferentes hombres y mujeres en el terreno sexual?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s