¿Mides a ojimetro las relaciones causa-efecto?

Cada vez hay más investigaciones que demuestran que no podemos fiarnos de nuestras percepciones, nuestros recuerdos, nuestras sensaciones. Todo aquello que por el mero hecho de haberlo experimentado nos parece evidente, está, sin embargo, sujeto a nuestra propia interpretación y por lo tanto sujeto a error. Las conversaciones que siguen ilustran este punto:

– ¿Por qué decías que van bien esas pastillas?
– Porque ayer me dolía mucho la cabeza, tomé la pastilla que me recetó mi vecino, y hoy me encuentro mucho mejor.
– ¿Y no podría ser porque has dormido más o porque el clima ha mejorado?
– Sí, puede ser, pero yo creo que se debe a la pastilla.
– ¿Y por qué?
– No sé, me funciona…  y además a mi prima y al hijo de mi profesor de inglés les va que ni te cuento. Tenían un problema tremendo y no te imaginas lo bien que les ha ido.

En pleno siglo XXI no podemos andar así.

– ¿Cuánto mide este terreno?
– Pues no sé, yo diría que unas dos hectáreas.
– Ya, pero mejor lo medimos, ¿verdad?
– No, no me hace falta, yo siempre he calculado bien estas cosas y mi socia puede confirmarlo. Me fio de mis impresiones.
– Sí, pero existen las ilusiones ópticas y todos sabemos que no debemos fiarnos de nuestra propia percepción. El metro se inventó para medir la longitud de las cosas y cuando necesitamos tener certeza de una medida hemos de recurrir a él.

De la misma forma, el método científico se inventó para medir relaciones de causa-efecto. ¿Por qué entonces hay gente que prefiere medir a ojímetro las relaciones causales? La cuestión es que el pensamiento científico no lo traemos implantado de serie. Hay que cultivarlo, y esto lleva tiempo. Pero no es solo eso. Incluso en los individuos más entrenados, científicos de profesión, el pensamiento científico no puede mantenerse activado a todas horas, en todo lugar, en toda situación. Es como utilizar la balanza o el compás a todas horas, hasta para repartir la tarta en una cena de amigos. En el día a día funcionamos a ojímetro porque es mucho más rápido y ágil y flexible, y además porque más o menos nos apañamos bien. Pero cuidado, porque el día que necesitamos vender o comprar el piso, y por tanto, queremos estar seguros de cuál es su medida real, entonces recurrimos al metro y no nos gusta que nos den gato por liebre.

Exactamente lo mismo es lo que debemos exigir para las relaciones causa-efecto. Al igual que las ilusiones ópticas, existen también las supersticiones y las pseudociencias, que son ilusiones de causalidad. Estas ilusiones nos engañan a menudo y nos hacen creer que una relación entre dos cosas es causal cuando en realidad es una mera casualidad, una mera coincidencia (por algo dicen siempre los vendedores de pseudociencia eso de que las casualidades no existen, les interesa que las interpretemos como causa-efecto y que creamos que funcionan realmente).

En el día a día, y en asuntos sin mucha importancia, quizá podamos funcionar a ojímetro y quizá hasta nos vaya bien (si tengo un resfriado y tengo en casa una pastilla que parece que funciona quizá puedo tomarla y no darle más vueltas, que tengo muchas cosas que hacer para perder el tiempo y volverme loca por un resfriado). Pero cuando de verdad queremos estar seguros de la eficacia de algo, no nos confundamos, necesitaremos echar mano del método científico, que para algo se inventó. No podemos creer que la “medición” a ojímetro de la relación entre la pastilla que hemos tomado y la sensación de que nos funciona se debe a que la pastilla funciona realmente. Cuando queremos conocer si una relación es causal deberemos comprobar qué ocurre en las situaciones en las que tomamos la pastilla y compararlo con lo que ocurre cuando no la tomamos. Pero compararlo en serio, no a ojo. Y además, no en un solo día, sino en muchas ocasiones y en muchas personas. Todo lo demás dará lugar a ilusiones causales.

Cierto es que a menudo no nos atrevemos a dejar de tomar la pastilla para poder poner a prueba nuestra hipótesis, o no tenemos nosotros el tiempo ni los conocimientos ni los recursos necesarios para poner a prueba una hipótesis, una impresión, una intuición, y comprobar científicamente si de verdad la Pastilla X o Psicoterapia Y son efectivas contra la falta de sueño o la depresión o el SIDA. Ese trabajo, por tanto, no nos queda más remedio que dejárselo a los científicos y fiarnos de ellos. No tiene sentido esa corriente que hay ahora en contra de la ciencia, pues estamos pagando el sueldo de muchos científicos para que hagan precisamente todas estas comprobaciones por nosotros. Eso sí, habremos de exigirles que hagan bien su trabajo, de la misma manera que exigimos maestría y honradez en el trabajo a arquitectos, periodistas, cocineros, o políticos. Pero decir, en general, “no me fío del método científico” es como decir, “prefiero medir a ojo el tamaño del apartamento que utilizar el metro”.

Otros artículos similares de Helena Matute:

Superstición y método científico

Resumen de nuestros experimentos sobre ilusiones causales

Por qué somos supersticiosos

Anuncios

Acerca de HelenaMatute

Catedrática de psicología experimental. Investigo ilusiones causales, supersticiones, y aspectos psicológicos de las nuevas tecnologías. Coautora de "Psicología de las nuevas tecnologías". BLOG: http://helenamatute.wordpress.com/ EMAIL: matute(at)deusto.es
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Mides a ojimetro las relaciones causa-efecto?

  1. Pingback: ¿Mides a ojímetro las relaciones de causa-efecto? | Helena Matute

  2. Pingback: ¿Mides a ojimetro las relaciones causa-efecto?

  3. Pingback: ¿Mides a ojímetro las relaciones de causa-efecto? | Helena Matute

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s